prostitutas de la historia entrevistas a prostitutas

El trabajo sexual necesita al feminismo, y el feminismo necesita a las trabajadoras sexuales. Hemos leído que eres muy selectiva en cuanto a clientes se refiere. Que pones normas para el disfrute mutuo y descartas si esa persona no te transmite confianza.

La prostitución sin relaciones pactadas no es prostitución. Todas elegimos a nuestros clientes y todas tenemos normas. Cuando alguien es forzada a aceptar clientes que no quiere estamos hablando de explotación laboral, trata o violaciones, y eso es delito.

Cuando una mujer acepta clientes que no quiere porque la alternativa es no pagar el alquiler, estamos hablando de casos de vulnerabilidad extrema en un sistema que no aporta soluciones a la pobreza, y esto recordemos que también pasa en otros trabajos como el sector doméstico, la agricultura o la construcción.

Las putas empoderadas no somos una excepción. Es bien sabido que dentro del movimiento feminista hay un debate interno acerca de la prostitución. Por ejemplo, Beatriz Gimeno dice: Se puede decir exactamente lo mismo del matrimonio heterosexual.

Pero de la misma manera que la historia demuestra que el matrimonio ha evolucionado y ya no es exclusivamente una unión en donde el hombre adquiere dominio absoluto sobre su esposa, con la prostitución pasa lo mismo. Pueden existir relaciones éticas entre putas y clientes. El problema no es la prostitución, igual que no lo es el matrimonio, el problema es el machismo y se puede trabajar contra ello sin necesidad de silenciar las voces de todas las prostitutas que pedimos derechos.

Dicho en otras palabras. No creo que el sexo tenga que ser un derecho que estemos obligados a dar para asegurarnos que todos puedan conseguirlo, esto es contrario a las libertades personales. Las prostitutas decidimos poner otro tipo de condiciones, igual de legítimas. En relación a la pregunta anterior. Todos los trabajos nacen desde una relación de poder desigual en el momento en el que alguien necesita dinero.

Creo que la prostitución puede existir con condiciones éticas, tanto como en el resto de trabajos. El problema es que la situación actual nos hace terriblemente vulnerables a todo tipo de violencia y explotación que en muchos casos ni siquiera tienes capacidad de denunciar. Me parece fundamental entender que en el feminismo formamos parte las trabajadoras sexuales, las agresiones a las putas, son agresiones a todas las mujeres.

Muchas veces leo, por parte de feministas, relatos brutales de hombres abusando de prostitutas y me quedo horrorizada con la normalización que se hace de esas agresiones. Nuestro trabajo no es ser sumisas frente a hombres misóginos. No tengo ninguna duda de ello.

En un mundo en donde el cuerpo es el objeto de consumo. Una de mis inseguridades al comenzar a trabajar era no sentirme lo suficientemente atractiva para poder ser puta. Hasta cierto punto me he dado cuenta que eso no es así aunque sí creo que es un trabajo que exige un grado de feminización. Puede que yo no me maquille, ni use tacones, y me de igual cuanto peso, pero aun así tengo que depilarme y controlar mi vestuario.

Sé que si no lo hiciera tendría menos clientes. De alguna forma todos estamos condicionados como clase obrera a retribuciones injustas, jornadas laborales desmedidas y un compendio de problemas que nacen de un sistema productivo injusto. Soy prostituta porque es el trabajo que mejor se ajusta a mi identidad y mis intereses. Creo que la pregunta intenta empujarme a que acepte una condición de víctima, y esa es una postura equivocada y fuera de lugar.

He evolucionado profesionalmente para conseguir y mantener unas condiciones que considero justas y hacer lo que me da la gana en mi trabajo. No es una cuestión puramente económica, como se intenta señalar en esta pregunta. Me gustaría que la gente se diera cuenta de que este tipo de preguntas solo se nos hacen a las putas, y que os cuestionarais por qué os cuenta tanto entender que haya mujeres a las que les guste follar con desconocidos a cambio de dinero con las condiciones pactadas por mutuo acuerdo.

El porno feminista existe puesto que hay productoras que trabajan en condiciones laborales éticas, en donde la mujer es un sujeto activo en la relación, en donde se incluye diversidad en deseos, cuerpos, géneros o sexualidades. Ejemplos que me vienen a la cabeza: En la misma línea.

Hace poco vi una noticia de un grupo de padres que se organizó en un colegió para pedir la expulsión de una niña porque su madre había hecho porno. Este tipo de discriminación social lo sufrimos todas las trabajadoras sexuales. Hace ocho meses, un pandillero que se llama Marlon empezó a extorsionar a Mishell y a las otras chicas.

Es un muchacho joven que entra cada noche como cliente, compra una cerveza y pide Q a cada una de las chicas. Los tres empleados de seguridad y los de la puerta saben a qué viene. Una vez se unieron para negociar con el extorsionista y pedirle que bajara la cuota a Q50 por día. Hay unos que llegan a la casa cerrada , tal vez no es tan digno como ellos piensan.

Aunque yo nunca lo haga. Yo venía para el trabajo y los policías me vinieron a preguntar si ya tenía el dinero. Me pidieron Q pero como iba a entrar no tenía. No había hecho nada todavía. Entonces fui a decir a mi jefe que me prestara porque tenía que pagar unas cosas.

Si Mishelle gana Q7, y gasta en vivir con sus hijas unos Q5,, el resto se le va en extorsiones para el pandillero y la policía. Por trabajar 75 horas a la semana, horas al mes, dando servicios sexuales en una casa cerrada, desde que tiene 15 años hasta ahora a sus 19, Mishell gana Q5, Si le pagaran Q5, en cualquier otro trabajo que requiera que trabaje 75 horas a la semana, ella se iría de la casa cerrada.

Mi garganta se hace un nudo. Denunciar la extorsión haría que cerraran la casa cerrada y que rescataran a Mishell y las otras chicas que son víctimas de explotación sexual. Y el Estado tampoco podría asegurar su vida. Ya es mayor de edad y no hay ninguna casa segura para mujeres adultas, todas son de fundaciones y organizaciones civiles. Y una de las entrevistas fue el 8 de marzo de , el día que trabajadores estatales encerraron a 56 niñas en una habitación y no les abrieron cuando empezó un incendio para que murieran Al final, todas las mujeres y adolescentes de la casa cerrada decidieron hablar con el proxeneta y les dijo que ya no van a dejar entrar al pandillero.

Era una noche cualquiera. La llamaron desde la barra con el nombre que usa en su trabajo. Un cliente quería tomar cubetazos de cervezas con ella. No se reconocieron hasta que Mishell ya estaba parada frente a él. Una manera de disasociarse es usar un nombre diferente. Así separa el ambiente de la casa cerrada y su vida privada. Lo mismo ocurre con su aparencia. Me explica que cuando se arregla para empezar su turno siente que se transforma. Ya no soy yo, soy otra.

Al principio se sentía raro, pero ya no. Ahora hasta nos tomamos fotos. Es corto, pegado, de encaje negro. Dice que nunca usaría ni el vestido ni el maquillaje afuera de su trabajo.

Pero tres días después el hombre regresó. Me bajé del escenario y le dije al dueño que no podía ir. Cuando le expliqué por qué, me dijo: Llamó a Andrea del camerino. Andrea en este entonces tenía 16 años y se quedó con ellos varias horas. Le preguntaron mucho sobre Mishelle. No le hizo caso. Sus sonrisas son breves, incómodas.

Tiene un leve olor a alcohol. Viene directo de su trabajo, donde toma con los clientes. Pero son las 6 de la tarde.

Normalmente no saldría hasta la madrugada. Sus ojos claros, de color miel, logran ocultar lo que pasa por su cabeza. No quiere responder al principio qué le pasa o por qué la dejaron salir un lunes.

Trabaja en las camionetas, de ayudante. Josué empezó a trabajar con su hermano en las camionetas. Todo iba tranquilo, me estaba ayudando. Entonces yo tengo mis sospechas… Porque así de la nada, Josué desapareció. Habla de Josué en presente y pasado al mismo tiempo.

Se escucha en su respiración. Yo no sabía nada de lo que había pasado. Me quedé así, no lo puedo creer. No entiendo por qué. Le estaban extorsionando a la camioneta, pero a él no. Porque no hubieran llegado solo a darle a él, sino que también le hubieran dado al chofer. Y con la llamada de mi primo. Ahorita voy para su casa.

Pero ahora me iré a su velorio a las 8. Y empezó a insultarla por su trabajo como sexoservidora. Que cualquiera que le preguntara si yo era su hija él decía que no. Yo le grité que se callara, que me dejara en paz, igual él no me da de comer.

No me tenía que tratar así, si igual él nació de una mujer. Se quedó callado cuando le pregunté que si tiene una hija así, por qué iba a esos lugares. Entonces decidí mejor contarle la verdad. Le dije donde trabajaba, que si ella ya no quería que yo les hablara pues… la iba entender. Se puso a llorar. Ella pensaba que yo trabajaba con una amiga en un comedor.

Porque no es una gran noticia la que le dí. Ahora por lo menos lo saben los dos. Cada madrugada, al terminar su turno, el proxeneta o el taxista la llevan a su casa.

Duerme hasta la tarde y después de pasar un par de horas con sus hijas le toca regresar a la casa cerrada. Solo los domingos le da tiempo para estar con sus hijas toda la tarde. Ella responde que trabaja en eso por sus hijas, para que no tengan que vivir lo que ella vive. Dice que igual ella no le importa a nadie. Que nadie le tiene respeto. Mishell enseña la foto en la pantalla de su celular. Sus ojos brillan y se le dibuja una sonrisa grande y blanca. Su cara es pensativa.

No se imagina trabajando en otra cosa, pero tampoco en el mismo lugar. Me dicen que soy una puta. Porque gracias a este trabajo he sacado adelante a mis hijas y nos he mantenido. Y no estoy robando. Entonces lo peor que me dicen es que no soy una buena madre.

Que no soy un buen ejemplo para mis hijas. Mientras tenga trabajo para sacar adelante a mis hijas, nadie me puede juzgar. Buscadora de las historias invisibles y experiencias con sentido.

Antropóloga irreverente y amante de la diversidad, la noche, las auroras cansadas y los cuentos que tardan. Pinche gente doble moral dicen entristecerse y van a los puteros coman mierda al fin y al cabo quien entra a eso es por su gusto. Me gusto mucho la investigación Pia Flores.

Es realmente triste leer la nota. Concuerdo con algunos otros comentarios que dicen que talvez este un poco acomodada pero no deja de ser algo lamentable. Creo que las instituciones que deberian de protegerla a ella como persona arrestando a su papa por maltrato fisico, violaciones de un familiar la llevaron hasta donde esta hoy donde tampoco es protegida por las instituciones.

Hace un par de a0os viaje a Guatemala y un par de pandilleros nos chocaron con su moto el auto, habia cerca de 5 policias viendo lo que paso y en lugar de ayudarnos y hacer su trabajo nos pidieron que nos fueramos en lugar de hacer algo al respecto. Nos amenazaron que si no nos ibamos nos iban a arrestar a todos Lo nuestro fue algo tan pequeno comparado con la realidad que viven estan chica ya que el estado es deficiente y no existe un estado de derecho.

Que triste realidad, lo lei todo y la vida de estas mujeres es realmente dura. Y pz ganar mejor que el promedio! Y pz debería de tomar cartas en el asunto con esa porquería de su primo! Y dejar su trabajo x algo mejor tqlvez no económicamente pero que le de paz! Woww yo gano un poco mas de 3, Felicidades Pia por el trabajo de investigacion, Habra una manera que su trabajo sirva para poner la denuncia en el MP, Habra algun funcionario indignado con lo que ud escribio, y hacer algo por lo que sufren las mujeres.

Excelente trabajo de investigación. Gracias por dar a conocer estas historias que nos recuerdan la difícil situación que viven muchas niñas, adolescentes y mujeres. Lloré terriblemente cuando te preguntó si debía poner la noticia. Me dolió tanto porque evidentemente era una pregunta cuya respuesta no podía llegar a transmitir mucha esperanza con la cruel realidad de nuestro país. La familia guatemalteca que pasó desapercibida en el lobby pro-Israel.

Miembro de Codeca, candidato de Todos y violador de su propia hija. Cuando economistas escriben con conocimiento de causa y sostienen ideas terribles. Este es el acuerdo de los constructores con la justicia. La corrupción no es normal. Éstas son todas sus historias. Cotidianidad Somos todas P Mishell, en una cafetería del Centro Histórico. Mishell no escogió tener a su primera hija a los 15 años. Piensa que su trabajo aporta a la sociedad. Por nosotras no ocurren. Una psicóloga opina sobre el caso.

Prostitutas de la historia entrevistas a prostitutas -

Q de alquiler de cuarto no casa. Exactamente lo que ocurrió con Aminata, a pesar de lo difícil que fue que se diera cuenta de que su vida no tenía por qué ser esa.

Mariela, una compañera suya, lo reforzó con risas: Los mecanismos de control sobre todas las actividades sexuales que multaría la ley, de ser aprobada, todavía son inciertos. Sino que van a decir: Lo sabe Cristina, que ejerce su trabajo de forma itinerante en diversos puntos de Chapinero: Y Juliana, otra de las chicas del Santa Fe, lo enuncia de forma muy cruda: Como si no culiaran.

Laura coincide en la existencia de ese escenario potencial: Es solo ponerse una cita y ya, que pase lo que sea. Para las prostitutas con las que hablamos, no es tan así. Las rutas que encaminan a las personas hacia el trabajo sexual son diversas. De esa diferencia parten muchas de las inconformidades. Como si estuviéramos enfermas, como si tuviéramos dislocada la vagina. Silvana afirmó algo parecido: Esto es un trabajo igualito a los otros.

Pero el debate no es tan sencillo. La experiencia de la prostituta fue justo la contraria, ya que este proceso provocó el distanciamiento de las trabajadoras y que perdiesen la independencia económica y de decisión de la que hasta entonces gozaban. El conocido como modelo noruego , promovido por Cecilie Hoigard , en el que se despenaliza la venta de sexo, pero se prohíbe la compra o su intento. En definitiva, se protege a la prostituta al mismo tiempo que se persigue al cliente. Los detractores de dicho sistema, como la International Union of Sex Workers, recuerdan que criminalizar cualquier aspecto de este intercambio tiene consecuencias negativas, porque disuade a las prostitutas de denunciar las agresiones.

En opinión de la autora de ' The Pimping of Prostitution: Los datos presentados por Amnistía Internacional dan la razón a Mudde en lo que se refiere al apoyo de las trabajadoras, que suelen decantarse por la despenalización antes que por la legalización. Lo que piensa una prostituta de sus clientes, dicho con total sinceridad Héctor G.

Barnés Aunque no es legal, miles de españoles siguen recurriendo a los servicios de las profesionales. Seguramente se lo pensarían dos veces si escuchasen estas palabras.

Lo que Valisce defiende, no obstante, es que estos mismos efectos también se producen en el caso de la despenalización. En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación. Alma, Corazón, Vida Viajes. Crisafulli explica que esta muerte no solo impactó emocionalmente en la vida del resto de las chicas que vivían con ella y que la vieron fallecer, sino que hay un efecto resorte que las empuja a pedir ayuda a los salesianos, que en la mayoría de ocasiones buscan de forma proactiva a las chicas.

Y cada viernes, al final del recorrido, donde tienen montado un pequeño stand, hay entre 70 y 90 niñas. Si yo les intento dar consejos También en esos pequeños recorridos se les insiste en la Line Child, una línea telefónica que funciona de forma ininterrumpida desde y que sirve para que cualquier menor llame para compartir y buscar solución a sus problemas.

En Don Bosco Fambul tienen ya algunos programas para aportarles esa base y formarlas profesionalmente: Lo que desde las misiones se llama reunificación y que ya han conseguido con éxito en casos.

Si las familias se enteran [las que todavía la tienen] las rechazan. Es entonces cuando uno de los trabajadores de las misiones les explica los abusos, traumas, violencia y dificultades por las que han pasado las niñas.

Exactamente lo que ocurrió con Aminata, a pesar de lo difícil que fue que se diera cuenta de que su vida no tenía por qué ser esa. Volvió a casa de su abuela, en la aldea de Pebel, para cuidarla y dejarse cuidar.

Ahora, por fin, la tratan bien. Y así, lejos de los golpes, las violaciones, las torturas, los proxenetas, las bandas y los gangsters, el hambre, la soledad y la suciedad, la miseria, el dolor y la muerte deberían vivir las niñas de Freetown, las niñas de cualquier lugar del mundo.

: Prostitutas de la historia entrevistas a prostitutas

Prostitutas de la historia entrevistas a prostitutas Prostitutas precio españa las mas putas del mundo
Prostitutas de la historia entrevistas a prostitutas Aun después de muerta te siguen explotando. Si las familias se enteran [las que todavía la tienen] las rechazan. Entonces fui a decir a mi jefe que me prestara porque tenía que pagar unas cosas. La familia guatemalteca que pasó desapercibida en el lobby pro-Israel. Tags Social Prostitución Opinión.
Prostitutas en mataró grabando a prostitutas Prostitutas online enfermedades venereas prostitutas
Prostitutas de la historia entrevistas a prostitutas 604
prostitutas de la historia entrevistas a prostitutas

0 thoughts on “Prostitutas de la historia entrevistas a prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *